miércoles, 19 de marzo de 2014

Concurso de traslados Veterinarios

Diario de León
NOTA DE PRENSA

 Asunto: SANGRANTE INCUMPLIMIENTO DE LA NORMATIVA QUE REGULA LA MOVILIDAD DE LOS FUNCIONARIOS A TRAVÉS DE LOS CONCURSOS DE TRASLADOS. 

             La movilidad de los funcionarios en la Junta de Castilla y León viene regulada en el artículo 48 de la Ley 7/2005, de 24 de mayo, de la Función Pública de Castilla y León. En él se establece que el concurso (ordinario o específico) constituye el sistema normal de provisión de puestos de trabajo y se determina que la periodicidad de su convocatoria será anual. Este claro y sencillo método de movilidad funcionarial permitiría a los empleados públicos de toda la Comunidad conciliar su vida personal, laboral y familiar y establecer un ortodoxo dinamismo de cobertura de todos los puestos vacantes que haría de la administración un ente al servicio de los ciudadanos donde cada trabajador estaría desempeñando el puesto más adecuado a sus características, valorando su grado personal, formación y experiencia.

            Nada de esto es así. Sistemáticamente la Administración incumple su propia norma. No convoca los concursos de traslados anualmente y lo que debería ser una cobertura de plazas excepcional a través “Comisiones de Servicio” y “Atribuciones Temporales de Funciones”, se convierte en algo habitual que cercena el derecho a la promoción profesional y fomenta el “amiguismo” y el “clientelismo”, provocando la desmotivación y el permanente recelo entre los propios empleados públicos; y, lo que es más grave, la pérdida de los principios éticos más elementales que rigen la función pública, como son, la objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad e imparcialidad en el servicio público.

            Aun siendo un método empleado en todos los grupos funcionariales, el paroxismo de todo ello se está viviendo en estos momentos tras la convocatoria de la Mesa de Negociación de Funcionarios realizada por la Dirección General de Función Pública el pasado día 26 de febrero. En el segundo punto del Orden del Día se presentaron las bases del Concurso de Méritos para la provisión de puestos de trabajo vacantes adscritos a funcionarios del Cuerpo Facultativo Superior, Escala Sanitaria (Veterinarios) de la Administración de la Comunidad de Castilla y León, de acuerdo con el régimen establecido en el Decreto 29/1992, de 27 de febrero, por el que se regulan las bases que han de regir en los concursos para la provisión de puestos de trabajo de carácter sanitario. En este decreto se reitera la obligatoriedad de la “convocatoria anual” de los concursos y se establece que “se ofertarán la totalidad de las vacantes existentes al momento de la convocatoria”.

Tras varios años sin convocarse el concurso de traslados (la última convocatoria se publicó en septiembre de 2005 y se resolvió definitivamente en mayo de 2008), y con más de un cuarto de millar de Veterinarios en destino provisional por falta de concursos, en la Mesa de Negociación se comunicó a las Organizaciones Sindicales que la Consejería de Sanidad ofertará todas sus plazas, tanto de concurso ordinario, vacantes y a resultas, como de concurso específico. La sorpresa surgió cuando la Consejería de Agricultura y Ganadería, por el contrario, informó que ofertará únicamente sus plazas de concurso ordinario, reservándose todas sus plazas de concurso específico (ocho vacantes y el resto lo serían a resultas) con argumentos tan peregrinos y poco verosímiles como que está justificado “por razones organizativas”, que estas plazas constituían un “mínimo porcentaje del total de plazas ofertadas”, que son “plazas susceptibles de modificación en un proyecto de reestructuración de la Consejería de AyG”, etc.  

Valoradas estas sangrantes situaciones, que cada vez son más frecuentes por la inobservancia de la normativa aplicable, en el último Pleno de la Junta de Personal Funcionario de los Servicios Territoriales de León, se acordó unánimemente:
 
o   Denunciar públicamente el retraso injustificable en las convocatorias de concursos de traslados, cuya periodicidad debería ser anual, según establece el art. 48.2.a) de la Ley 7/2005, de la Función Pública de Castilla y León.

o   Exigir que se convoquen todos los puestos de trabajo existentes en las Consejerías de Sanidad y Agricultura y Ganadería, tanto los que su forma de provisión es el concurso ordinario, como los que lo son por concurso específico, incluidas aquellas que desempeñándose con carácter definitivo, resulten vacantes como consecuencia del propio concurso ordinario o específico.

o   Denunciar la discrecionalidad, cuando no arbitrariedad, con la que se adjudican en “Comisión de Servicios” la mayoría de las plazas y fundamentalmente las de concurso específico. De este modo, como consecuencia del retraso en las convocatorias de los concursos, se permite a unos pocos privilegiados funcionarios la adquisición de unos méritos que solo tienen quienes desempeñan provisionalmente esas plazas y que finalmente les catapultan a su ocupación definitiva.

o   En el caso del Concurso de los Veterinarios se considera absolutamente intolerable que la Consejería de Agricultura y Ganadería se quiera reservar las plazas del concurso específico.

 En León, a 17 de marzo de 2014

 

LA JUNTA DE PERSONAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada